Formación de Adultos Hispanos

www.carlosaedo.org

Archive for April 2009

Vocaciones en las Comunidades Hispanas en los Estados Unidos

Daniel Flores es Obispo Auxiliar de Detroit.  La Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos le pidió el año pasado que diera una presentación respecto al tema de las vocaciones y luego se ha publicado en diversos sitios.  Es un muy buen texto, del cual se pueden sacar conclusiones para la reflexión y el diálogo no sólo en torno a las vocaciones al sacerdocio sino también respecto a la realidad de los jóvenes hispanos que viven en los Estados Unidos.  Don Felipe señala:

Hablarle a un joven sobre el sacerdocio no tiene sentido si el joven no ha encontrado, por lo menos un poco, la lógica de Cristo. Tampoco se entiende bien lo que significa vivir el sacramento del matrimonio si la pareja no ha llegado a conocer, por  lo menos un poco, el estilo y el sentido de la vida en Cristo. La dificultad que encontramos en atraer vocaciones al sacerdocio en esta cultura es la misma que encontramos al tratar de preparar las parejas para el matrimonio. Si la próxima generación no entiende ni ha experimentado algo de la generosidad, fidelidad y compromiso de Cristo en sus vidas, el lenguaje que usamos para hablar de vocación y de sacramento matrimonial no les llega más allá de los oídos.

El texto completo puede descargarse aquí.

Para informaciones o comentarios, por favor envíe un mensaje a info@carlosaedo.org

Advertisements

Written by caedof

April 28, 2009 at 3:51 pm

Posted in Artículos

Tercer Domingo de Pascua: El Cosmos del Amor

Este es un comentario a los textos de la eucaristía del Segundo Domingo de Pascua.  Está tomado del Libro de Reflexión para Pequeñas Comunidades Cristianas de la Arquidiócesis de Hartford (Quest en Español).  Para más información respecto a este recurso, puede visitar su sitio en internet.

¿Si pudiésemos revolucionar nuestra idea de la creación, podríamos revolucionar también nuestra idea acerca de Dios y del misterio pascual?  ¿Podemos personalizar el misterio pascual?  La ciencia moderna nos dice que el universo tiene más o menos 14 billones de años, que comenzó con el así llamado “Big Bang” y que ha evolucionado durante todo este tiempo.  El universo está en un constante proceso de expansión y aún no está terminado.  La física moderna cuántica enseña que todo en el universo está interconectado.  Nada está aislado.  Todas las cosas comparten una red vital.  Los seres humanos emergieron de la tierra.  No somos un apéndice o una adición.  Nosotros somos la evolución misma.  Todo es parte del soplo de Dios .

La creación es un gran misterio, y también lo somos nosotros.  De acuerdo al relato del Génesis, el misterio último, a quien llamamos Dios, sopló el Espíritu de vida sobre Adán.  Este soplo de Dios satura todo el cosmos.  El Maestro Eckhart, un místico del siglo XIV, lo describe de la siguiente manera: “Por toda la eternidad, Dios yace en su lecho dando a luz.  La esencia de Dios es dar a luz. ”  Todo fluye desde el Misterio Último.  Todo es uno.

En esta historia cósmica hay una gran paradoja: creación, destrucción y renacimiento.  Está escrita dentro del manto del cosmos, por tanto, en nuestra propia vida.  Por ejemplo, las supernovas son la muerte de otras estrellas.  Sus restos permanecen esparcidos por el universo y éstos se convierten en semillas de otras estrellas.  Jesús entró en este proceso cósmico en su pasión, muerte y resurrección.  Él transformó el cosmos.  Nada, entonces, es profano nunca más.  Al reflexionar en torno a nuestras vidas, vemos el mismo patrón emerger.

El Misterio Pascual es el evento cósmico más comprehensivo.  La cruz de Jesús es su total vaciamiento a Dios por amor.  Jesús no se guardó nada para sí.  Esta experiencia fue tan intensa que transformó a Jesús en un ser con una existencia totalmente nueva.  En el Cristo luminoso, la divinidad de Jesús brilla completamente a través de su humanidad.  La resurrección de Jesús es el sumario o resumen de la intención de Dios para con el cosmos.  Y esta intención es unión y transformación en Dios.  Esta transformación sucede gracias al poder del Espíritu de Dios dador de vida.

Todo esto nos lleva a una sola pregunta.  ¿Cómo entrar en el misterio pascual de manera personal? ¿Cómo vivir lo que vivió Jesús?  Lo que es clave para nosotros es la cruz.  Tenemos que confrontar nuestro ego, nuestro falso ser, todo aquello que nos aparta de Dios.  Tenemos que ser transformados en el verdadero ser, en Cristo mismo.  Este es nuestro vaciamiento hacia Dios.  San Pablo lo dice así: “Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí.” (Gálatas 2,20)

Si tiene preguntas o comentarios, envíelos a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 24, 2009 at 2:44 pm

Posted in Reflexiones

Segundo Domingo de Pascua: Testigos Poderosos

Este es un comentario a los textos de la eucaristía del Segundo Domingo de Pascua.  Está tomado del Libro de Reflexión para Pequeñas Comunidades Cristianas de la Arquidiócesis de Hartford (Quest en Español).  Para más información respecto a este recurso, puede visitar su sitio en internet.

¡Y era verdad!  ¡Todo lo que había prometido Jesús era verdad!  Tratemos de imaginar la alegría y entusiasmo de los primeros creyentes al reunirse y contar y recontar la historia de cómo habían visto y experimentado al Señor resucitado en medio de ellos.  ¡Qué tremenda noticia que Jesús estaba entre ellos, que su Espíritu se quedaría con ellos y en ellos, y que su promesa de paz, perdón y vida eterna eran verdaderas! ¡Aleluya!

Lucas nos cuenta: “Con grandes muestras de poder, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús.”  Nosotros estamos llamados a hacer lo mismo.  Pero, ¿qué necesitamos para dar un testimonio que sea poderoso?

La historia de increencia y duda de Tomás muestra que llegar a tener fe no es fácil y a veces es un proceso muy solitario.  Tomás estaba fuera de donde se reunían los discípulos cuando Jesús se apareció por primera vez.  Nosotros también podemos “estar fuera” cuando decidimos apartarnos de nuestra comunidad de fe, o cuando dejamos que las distracciones nos alejen de la presencia de Dios.  Lo que es importante es que Tomás estaba presente en el lugar de reunión de los apóstoles cuando Jesús se apareció por segunda vez, y también es claro que sus dificultades para creer lo llevaron a tener una fe mucho más profunda.  Por eso proclama: ¡Señor mío y Díos mío!

Cuando nos reunimos cada domingo a escuchar la Palabra, a celebrar la Eucaristía, y a rememorar la vida, muerte y resurrección de Jesús, somos alimentados para salir en misión y continuar dando testimonio de las buenas noticias.  Nosotros no hemos visto al Señor resucitado con nuestros propios ojos, pero nos hemos encontrado con Él en nuestras comunidades de fe.  En comunidad cuidamos del pobre y del enfermo. En comunidad los amigos se defienden los unos a los otros cuando se encuentran en peligro o son víctimas de crueldad.  En comunidad nos perdonamos los unos a los otros, compartimos nuestra historia de cercanía a Dios, trabajamos por la justicia y la paz, aprendemos y enseñamos, rezamos y jugamos juntos, celebramos la vida y la muerte.  En todos estos casos, cuando nos amamos los unos a los otros tal como Jesús nos enseñó, damos un poderoso testimonio de la presencia del Señor resucitado en medio de nosotros.

Uno de los testimonios más poderosos de nuestra fe sucede en el ministerio de visita a los enfermos y en los hospitales.  Cuando nuestros hermanos y hermanas que están enfermos piden recibir la Eucaristía, su hambre de la presencia de Dios, su oración compartida y su paz al recibir la comunión es evidencia de una tremenda fe y un regalo para quienes los sirven en el ministerio.

El autor del famoso dicho “no importa cuán larga la noche, el día va a llegar” seguramente debió haber sabido cómo afrontar el cambio y el futuro incierto con  la esperanza que viene de creer que hay luz al otro lado, y que hay vida después de la muerte.  Los cristianos compartimos esta creencia.

La fe, la fe que se vive, la fe que algunas veces se nos hace difícil, cuando es compartida en comunidad, tiene un poder que va más allá de lo que conocemos.

Si tiene preguntas o comentarios, envíelos a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 17, 2009 at 12:58 am

Posted in Recursos, Reflexiones

Extranjeros: Una Película

¡Feliz Pascua!

Extranjeros (Strangers, en inglés) es un corto que ha sido publicado en Youtube en el último tiempo.  Trata de un par de jóvenes, un judío y un musulmán, que se encuentran en un tren…  Si quiere verlo, puede ir a este lugar o verlo más abajo.

Si tiene preguntas o comentarios, envíelos a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 15, 2009 at 12:58 pm

Posted in Reflexiones

Mensaje Urbi et Orbi del Papa Benedicto XVI

Hoy, Domingo de Pascua, el papa Benedicto XVI ha enviado su tradicional mensaje para la ciudad de Roma y al mundo.  El texto se encuentra aquí y el mensaje puede verse más abajo o aquí.  El siguiente párrafo merece la pena ser destacado:

El anuncio de la resurrección del Señor ilumina las zonas oscuras del mundo en que vivimos. Me refiero particularmente al materialismo y al nihilismo, a esa visión del mundo que no logra transcender lo que es constatable experimentalmente, y se abate desconsolada en un sentimiento de la nada, que sería la meta definitiva de la existencia humana. En efecto, si Cristo no hubiera resucitado, el «vacío» acabaría ganando.

Si tiene preguntas o comentarios, envíe un mensaje a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 13, 2009 at 2:21 am

Posted in Uncategorized

Domingo de Pascua: Una Carrera por Amor

Este es un comentario a los textos de la eucaristía del Domingo de Pascua.  Está tomado del Libro de Reflexión para Pequeñas Comunidades Cristianas de la Arquidiócesis de Hartford (Quest en Español).  Para más información respecto a este recurso, puede visitar su sitio en internet.

Todos estamos conscientes de lo importante que se ha convertido correr hoy en día: maratones, carreras para recaudar fondos para diversas causas… ¡y también hace bien para la salud!  ¿Qué estamos dispuestos a hacer por otras personas, pero sobre todo, por el bien de aquellas personas que amamos?  Seguramente nos estaremos preguntando… ¿qué tiene que ver eso con la Pascua?  Pues bien, tal vez nos hemos familiarizado tanto con la historia de la Pascua que sus elementos, tales como la roca que tapaba la entrada a la tumba, la tumba vacía de Jesús, las ropas del entierro, etc., han perdido su riqueza para nosotros.  Los evangelios no nos cuentan cómo sucedió la resurrección sino cómo los hombres y mujeres que seguían a Jesús fueron afectados por este evento.

Algo muy adentro en el corazón de María Magdalena le decía que había esperanza.  Fue esa esperanza la que la hizo volver al lugar donde reposaba Jesús.  Sin embargo, una vez ahí se encontró con algo totalmente inesperado.  ¿Fue acaso miedo, entusiasmo, o simplemente alegría la que la llevó a correr y compartir con los discípulos la noticia?:  “¡No está ahí!”  Seguramente fue el amor.  Ella y los discípulos corrieron por amor.  Era el amor que había cautivado sus corazones cuando Jesús estaba con ellos el mismo que los desafió a tener una fe mucho más profunda que antes.  María fue envuelta por el amor de Dios y el Amor la cambió para siempre.  Nada pudo detenerla ni a ella ni a los discípulos en convertirse en portadores de la buena noticia: ¡Está vivo!

Nuestro desafío constante, al vivir la historia pascual, es confiar en la espera que parece muchas veces ser una espera en vano.  ¿Pero de qué otra manera podemos estar abiertos al “ahora” y permitir que las sorpresas de la vida llenen nuestros corazones?  La fe y la vida van de la mano.  Muchas veces nos cuesta ver que el ahora, no importando cuan doloroso o alegre sea, puede ser un regalo de vida.  La pascua de cada uno de nosotros no nos llega de acuerdo a un calendario, sino más bien cuando estamos abiertos al misterio de amor.  Dios tiene un destino en mente para nosotros que es mucho más grande del que podemos imaginar.  ¿Quién pudo haber escrito esa historia?  ¡Qué tremendo regalo es ser como los pies de aquellos que traen buenas noticias!

Si tiene preguntas o comentarios, envíelos a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 11, 2009 at 12:36 pm

Preparando Semana Santa: Via Crucis

El P. Pedro Trigo S.J. ha compuesto el siguiente Via Crucis con poemas y reflexiones que nos pueden ayudar a vivir esta devoción de manera actualizada.  Todo el texto, en archivo comprimido, puede descargarse desde aquí.  La reflexión de la última estación es simplemente notable:

Ha caído la losa y tú, de los brazos de tu Padre, proseguiste tu misión: bajaste a los infiernos, a nuestros infiernos privados y sociales, a aquellas zonas tenebrosas a las que no  tenemos acceso, a las que no alcanza ni la luz de la conciencia ni el mando de la voluntad. Bajaste a coronar en ese reino rebelde y miserable tu obra de liberación.  Te acabamos de sacar de esta tierra y tú sigues dando la batalla por nosotros. No tienes remedio. Realmente que nada es capaz de echarte para atrás en tu designio de darnos vida. Ya nada podrá separarnos de tu amor. Por eso ante tu sepulcro sellado arde la llama de nuestra esperanza que tú prendiste en nuestros corazones. Te pedimos que esa sea la luz con la que andemos por la vida y la llama que nos mueva a seguir tu misión.

Si tiene preguntas o comentarios, puede enviar un mensaje a info@carlosaedo.org

Written by caedof

April 9, 2009 at 12:17 pm

Posted in Recursos, Reflexiones